Santiago, agricultores en apuros

Ediciones Primigenio nos trae este divertido juego. En Santiago (3 a 5 jugadores) nos pondremos en la piel de unos agricultores preocupados por llevar el agua hasta nuestros cultivos. Al final del juego ganará el jugador que mejores plantaciones y más trabajadores tenga en el tablero.

Santiago

Un cambio de aire en el nuevo Santiago

Santiago es un juego editado por primera vez en 2003. Si bien el juego y sus componentes se mantienen muy parecidos al diseño original, en esta nueva versión de Ediciones Primigenio (Quest Stories, Rookie Heroes…) hay un lavado importante de cara en cuanto a ilustraciones. El nuevo arte, mucho más desenfadado, encaja mejor que el original, más sobrio, con el desarrollo del juego.

Santiago

¿Cómo se juega?

Empezaremos cada ronda con una puja por conseguir las losetas de plantación que más nos interesen. El jugador que menos escudos haya pujado será nombrado supervisor del canal. Éste será el encargado de decidir por dónde irá el agua en este turno. Hay un único manantial en el tablero y desde ahí deben partir las canalizaciones de agua que irrigarán todos los campos. El resto de jugadores intentarán sobornar al encargado para que el agua pase por sus plantaciones y él podrá elegir entre aceptar el soborno o llevar la irrigación por otro lugar.

Santiago

Cada loseta que colocamos en el tablero puede llevar impresos uno o dos granjeros. Al final de cada ronda, si nuestra loseta no ha sido irrigada, perderemos uno de los granjeros. Antes de terminar cada ronda recibiremos 3 escudos.

Santiago

Al final de la partida convertiremos en puntos el dinero que nos quede y las plantaciones. Cuanto más extensas sean las plantaciones de un mismo producto y más granjeros tengamos sobre ellas más puntos recibiremos.

Santiago

Conclusión

Con unas mecánicas muy sencillas y muy fáciles de aprender, la gracia del juego se encuentra en la interacción entre los jugadores. Nos pasaremos la partida tratando de convencer al resto, ofreciéndoles dinero e intentando aprovecharnos de los que estén pasando por un mal momento económico. Haremos pactos que romperemos en la siguiente ronda y nos reiremos mucho aunque veamos como nuestras plantaciones comienzan a secarse.

 

Daniel Marco
danielmarco.es@gmail.com
3 Comments

Deja un comentario