Quest Stories

Tenía muchas ganas de poner las manos encima a Quest Stories (Ediciones Primigenio), un juego diseñado por Pablo Grande e ilustrado por Chema Vicente. Es un juego en el que básicamente interpretamos (en el más puro sentido de la palabra) a unos reclutadores de héroes que se encuentran en la típica taberna de cualquier juego de fantasía medieval. Cada uno disponemos de 5 cartas de héroe y el tabernero propone una aventura. Entonces deberemos seleccionar 3 de nuestros héroes e intentar convencer al tabernero de que son los idóneos para la misión encomendada.

Quest Stories - juego de mesa

Algunas cartas de Quest Stories

¿Y cómo haremos esto?

Pues sencillamente hablando: tendremos que improvisar una historia que sea lo más convincente posible. Una vez hayamos argumentado porqué nuestro equipo es el mejor, el jugador que se sienta inmediatamente a nuestra izquierda tendrá que poner una pega a nuestra disertación intentando echarla por tierra y seguidamente tendremos ocasión de defendernos. Cuando todos los reclutadores hayan expuesto su historia, el tabernero otorga monedas a los reclutadores que más le han convencido. Las cartas tienen una moneda impresa en el dorso y serán éstas mismas lo que usaremos como recompensa. En cada ronda uno de los jugadores interpretará el papel de tabernero. Una vez que todos hemos sido taberneros la partida termina.

Quest Stories - juego de mesa

Algunos ejemplos de cartas de heroes de Quest Stories

Todos los personajes de Quest Stories tienen alguna tara

Los que aportan el punto más divertido al juego son los personajes. La gracia radica en que todos los héroes tienen una tara importante que deberemos intentar utilizar a nuestro favor, o que los demás podrán usarlo en nuestra contra. Por ejemplo, tenemos un espía ruidoso, un gigante con vértigo, un genio sin deseos… Puede ser un juego idóneo para romper el hielo, para quitarnos la vergüenza y dejarnos llevar. Un juego muy sencillo para explicarlo en 1 minuto y empezar a jugar. Para 3 a 5 jugadores con más de 8 años y un poquito de sentido del humor.

Daniel Marco
danielmarco.es@gmail.com
No Comments

Deja un comentario